¿En qué consiste un Proceso Terapéutico?

El proceso terapéutico consiste en pasar de la necesidad de apoyarse en el Otro a la capacidad de apoyarse en Uno Mismo. (Fritz Perls)

Montse Sánchez

X Promoción

Muchas personas preguntan en qué consiste un proceso terapéutico y explicarlo se hace difícil porque las palabras quedan cortas ¡Es tanto y tan amplio lo que abarca!

Podríamos decir que, el fin primero y último de la terapia es que la persona desarrolle su capacidad para ser feliz.

Algunas líneas terapéuticas proponen reestructuraciones, otras interpretaciones. En Gestalt proponemos “la toma de conciencia”. ¿Y qué es esto?

La toma de conciencia es un proceso dinámico de cambio.

Frase contundente pero que no siempre es clara. Veamos…

Proceso de cambio: se entiende sin explicación. Si algo en mí, en mi forma de funcionar me trae malestar, parece oportuno hablar de cambio.

Ahora bien: ¿cómo voy a cambiar lo que no conozco? Conocerme es mucho más que decir: soy sociable/introvertido/ remugón/tímido, etc..

Conocerme es descubrir el iceberg y no solo su punta.

Conocerme es descubrir esas partes que nunca imaginé que tengo y siempre creí que eran de los otros.

-¿Yo celosa/o? No…es el Otro que me lo hace difícil

-Ey…que sí, que soy celosa/o(Conocerme)

Y cuando me conozco, viene la segunda fase: aceptarme

Y ¿qué es aceptarme? Pues practicar la “comprensión conmigo mismo/a, que no es lo mismo que consentirme”. Ej:

– Soy celosa/o. Si. Lo soy (Aceptarme)

– Es que esa fue la forma en que aprendí a demostrar amor. (Comprenderme)

-¿Y ahora tengo que seguir padeciendo por mis celos? NO (no caer en el consentimiento conmigo misma/o)

Y viene la tercera fase: cambiar

-Estará bien revisar que neutraliza mis celos; tal vez, aumentar mi autoestima, aumentar mi seguridad, cambiar de relaciones, etc.

Y como cambiar no es nada fácil y tendemos a seguir por caminos conocidos, es preferible que haya Otro que nos conoce y sabe de nuestros “trucos” para volver a lo conocido; entonces nos hace un guiño y nos invita a retomar la senda.

Y ese es el Proceso Terapéutico.

Pero incluye más cosas, y estas son intangibles, porque nadie puede describir la alegría de ser protagonista (y también testigo) de ese Proceso, de esa “metamorfosis”, de ese acto cuasi mágico, donde la oruga se transforma en mariposa y ese testigo que la acompañó en su proceso, la ve volar, gozosa, hacia la vida.

¡Ayúdanos a difundir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gestalt Mediterráneo © 2020 - Todos los derechos están resevados Aviso legal · Política de privacidad · Cookies | Diseño: javiertubert.es
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad