Resiliencia o el arte de resurgir

Patricia Aliu

¿Porque algunas personas pueden hacer frente a los contratiempos de la vida mientras otras se sienten superadas por el obstáculo más pequeño? ¿Cual es el secreto que permite- al decir de A. Fores y J. Grane- recoger flores en el estiércol?

El milagro se llama RESILIENCIA, que es la capacidad de sobreponerse a las adversidades y resurgir transformado como la ostra que, defendiéndose del granito de arena, segrega nácar y crea una perla.

La resiliencia no es invulnerabilidad; no es una respuesta inmediata a la adversidad, no es un atributo personal, no es un “apañarse”. Sobretodo no es negar el dolor ni mucho menos olvidarlo, porque lo que no se muestra destila veneno…

Más bien es un proceso de reconstrucción acompañado de una actitud benevolente consigo mismo. Así, cuando no puedo cambiar la situación, sí puedo cambiar la mirada: la catedral es la misma desde hace siglos pero puede verse desde diferentes ángulos y algunos son mejores que otros.

Escrito parece fácil pero no se trata de decirlo sino de sostenerlo frente a hechos concretos como falta de trabajo, pérdidas de status adquiridos, pérdida de independencia, pérdidas de amor…

Los que estamos en la tarea de ser acompañantes terapéuticos tenemos que estar entrenados en este tema, lo cual no significa que no padezcamos y suframos; de hecho no creo en buenos terapeutas que no tengan cicatrices emocionales.

Las personas tenemos una capacidad de sobrevivir mucho más amplia que lo que solemos creernos. Los límites de la misma los conocemos en la adversidad, no en la bonanza. Conocemos nuestra creatividad, nuestra resistencia, nuestro tesón, nuestros soportes cuando aparecen los obstáculos.

¿Con que contamos, entonces, para propiciar la resiliencia?
Primero con nuestra capacidad de plasmar el dolor mediante la palabra, el arte, el humor, la acción social. Es imprescindible ponerlo afuera.
Una vez expuesto, el segundo paso es desafiar nuestro ingenio para funcionar con creatividad, esperando el éxito. Pero, y si éste no aparece…?
Entonces es el momento de recordar que quiénes han perdido más veces son los ganadores porque cada vez que perdieron lo siguieron intentando hasta lograr el éxito. El perdedor sólo pierde una vez.

El futuro no es un regalo, es una conquista y quienes creemos en ello trabajamos para que cada persona sea el guionista y protagonista de su propia historia. También creemos que la salud se contagia tanto como la enfermedad y en ese caso, porque no contagiarnos de resiliencia…?

¡Ayúdanos a difundir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gestalt Mediterráneo © 2020 - Todos los derechos están resevados Aviso legal · Política de privacidad · Cookies | Diseño: javiertubert.es
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad